Coreanos de Sakhalin

Coreanos de Sakhalin (Hangul: ) (ruso: el Сахалинские корейцы) son ciudadanos rusos y residentes de la ascendencia coreana que vive de la Isla de Sakhalin, quienes remontan sus raíces a los inmigrantes de las provincias de Jeolla y Gyeongsang de Corea durante finales de los años 1930 y a principios de los años 1940, la mitad última de la era colonial japonesa. Entonces, la mitad del sur de la Isla de Sakhalin, entonces conocida como la Prefectura de Karafuto, estaba bajo el control del Imperio de Japón; el gobierno japonés tanto peones coreanos reclutados como forzados en servicio y transportado ellos a Karafuto para llenar escaseces de trabajo que resultan de la Segunda Guerra Mundial. El Ejército Rojo invadió Karafuto días antes de la rendición de Japón; mientras todos excepto unos japoneses allí repatriaron con éxito, casi un tercero de los coreanos no podía asegurar el permiso de marcharse a Japón o a sus ciudades natales en Corea del Sur. Durante los próximos cuarenta años, vivieron en el exilio. En 1985, el gobierno japonés ofreció derechos de tránsito y financiando para la repatriación del grupo original de coreanos Sakhalin; sin embargo, sólo 1,500 de ellos volvieron a Corea del Sur en las próximas dos décadas. La gran mayoría de coreanos de todas las generaciones decidió en cambio quedarse Sakhalin.

Debido a lengua que se diferencia e historia de inmigración, los coreanos de Sakhalin pueden o se pueden no identificar como Koryo-saram. El término "Koryo-saram" puede ser usado para cercar a todos los coreanos en la antigua URSS, pero típicamente se refiere a coreanos étnicos de la provincia Hamgyŏng cuyos antepasados emigraron al oriente lejano ruso en el 19no siglo, y luego se deportaron más tarde a Asia Central. La cuestión de autoidentificación es complicada por el hecho que muchos coreanos Sakhalin sienten que los coreanos de Asia Central los desprecian.

Historia

Bajo colonialismo japonés

Orígenes

La inmigración coreana a Sakhalin comenzó tan pronto como los años 1910, cuando Mitsui Group comenzó a reclutar a peones de la península para sus operaciones de minería. En 1920, diez años después de la anexión de Corea por Japón, había menos de mil coreanos en toda la Prefectura Karafuto, de manera aplastante masculina. Aparte de un influjo de refugiados de Maritimes, que se escaparon a Karafuto durante la Revolución rusa de 1917, el número de coreanos en la provincia no se elevó muy rápidamente; aún en mediados de los años 1930, había menos de 6,000 coreanos en Karafuto. Sin embargo, como el esfuerzo de guerra de Japón recogido, el gobierno japonés procuró poner a más personas sobre la tierra en la prefectura poco poblada a fin de asegurar su control del territorio y llenar las demandas crecientes de yardas de trastos viejos y las minas de carbón. Los reclutadores dieron vuelta a trabajadores sourcing de la península coreana para aprovechar los salarios bajos allí; en cierta ocasión, más de 150,000 coreanos trabajaron en la isla. De aquellos, aproximadamente 10,000 trabajadores de la mina se trasladaron a Japón antes del final de la guerra; los esfuerzos de los coreanos Sakhalin actuales de localizarlos resultaron vanos.

El ejército japonés Imperial en Karafuto con frecuencia usaba minorías étnicas locales (Oroks, Nivkhs y Ainu) para conducir actividades que juntan la inteligencia, porque, como habitantes indígenas, su presencia no despertaría sospechas a la mitad soviética de la isla. Los coreanos étnicos también se podrían encontrar a ambos lados de la frontera, pero el uso de coreanos como espías no era común, ya que las policías de Karafuto tenían cuidado con el apoyo al movimiento de independencia entre coreanos. La sospecha soviética hacia el nacionalismo coreano, junto con miedos que la comunidad coreana pudiera dar abrigo a espías japoneses, llevó a la deportación de 1937 de coreanos de Sakhalin del norte controlado por el Soviet y el oriente lejano ruso.

Invasión soviética y masacres japonesas

La Unión Soviética invadió la parte japonesa de Sakhalin el 11 de agosto de 1945, resultando las muertes de 20,000 civiles (ver la guerra soviética-japonesa (1945)). En la confusión que siguió, un rumor comenzó a extender esto los coreanos étnicos podrían servir de espías para la Unión Soviética y llevaron a masacres de coreanos por la policía japonesa y civiles. A pesar de la cantidad generalmente limitada de la información sobre las masacres, dos ejemplos de masacres son comparativamente famosos hoy: el incidente en Kamishisuka (ahora Leonidovo) el 18 de agosto de 1945 y el incidente en Mizuho Village (ahora Pozharskoye), que duró del 20 de agosto al 23 de agosto de 1945.

En Kamishisuka, la policía japonesa detuvo 19 coreanos bajo acusación de actividades del espía; 18 se encontraron el tiro dentro de la comisaría al día siguiente. El único sobreviviente, un coreano conocido sólo por su nombre japonés Nakata, había sobrevivido escondiéndose en unos servicios; más tarde ofreció el testimonio sobre el acontecimiento. En Mizuho Village, las tropas soviéticas japonesas que huyen que habían aterrizado en Maoka (ahora Kholmsk) afirmaron que los coreanos cooperaban con el Ejército Rojo y que pillaban la propiedad japonesa. Aunque los coreanos y los japoneses trabajaran el uno junto al otro en el pueblo por granjas y proyectos de construcción, los civiles japoneses girados contra sus vecinos coreanos, matando 27 entre el 20 y 23 de agosto. Otros coreanos individuales se pueden haber matado para cubrir pruebas de atrocidades japonesas destinadas durante la evacuación: una mujer entrevistada por una comisión conjunta estadounidense-rusa que investiga la cuestión de prisioneros de guerra Aliados sostenidos por el ejército japonés Imperial en pone a Sakhalin en espera relató que su amante coreano étnico había sido asesinado por tropas japonesas después de que había atestiguado disparos de masas de cientos de prisioneros de guerra americanos.

Integración en la Unión Soviética

Repatriación se negó

En los años después de la invasión soviética, la mayor parte de los 400,000 civiles japoneses que no se habían evacuado ya durante la guerra dejada voluntariamente bajo los auspicios del Acuerdo de EE.UU-URSS de la Repatriación de los dejados en la URSS, firmaron en el diciembre de 1946. Muchos de los 150,000 coreanos a la isla sin peligro volvieron a continente Japón, y unos fueron a la mitad del norte de la península coreana; sin embargo, aproximadamente 43,000 no fueron aceptados para la repatriación por Japón, y también no se podían repatriar a la mitad del sur de la península coreana debido a la situación política; Stalin también según se informa bloqueó su salida porque quiso retenerlos como mineros en Sakhalin. Durante años, los coreanos Sakhalin eran una gente apátrida obligada a quedarse en Sakhalin. Durante finales de los años 1940, sus números fueron aumentados con más 8,000 expatriados norcoreanos, reclutados por el gobierno soviético para trabajar en pesquerías nacionales. En 1957, Seúl reclamó la ayuda de Tokio para asegurar la salida de coreanos étnicos de Sakhalin vía Japón, pero Tokio no tomó ninguna verdadera acción por la solicitud y culpó la intransigencia soviética de la carencia del progreso en la resolución de la cuestión; Japón siguió su política más temprana de conceder la entrada sólo a coreanos Sakhalin que se casaron con ciudadanos japoneses o tenían un padre japonés.

En un intento de integrar a los peones coreanos, que eran desconocidos con el sistema soviético e incapaces de hablar ruso, las autoridades locales establecen escuelas usando la lengua coreana como el medio de instrucción. Sin embargo, se creyó que los coreanos Sakhalin se han "infectado por el espíritu japonés", y por tanto en su mayor parte las autoridades no los confiaron para dirigir cualquiera de sus propias granjas colectivas, molinos, fábricas, escuelas u hospitales. En cambio, estas tareas se dejaron a varios cientos de coreanos étnicos importados de Asia Central, quienes eran bilingües en ruso y coreano. El resentimiento hacia el dominio social de coreanos de Asia Central sobre los coreanos Sakhalin llevó a relaciones tensas entre los dos grupos; éste desarrolló varios términos despectivos en coreano para referirse al antiguo.

La política del gobierno Sakhalin de los coreanos Sakhalin siguió cambiando de acuerdo con relaciones bilaterales entre Corea del Norte y la Unión Soviética. Durante los años 1950, Corea del Norte exigió que los Sovietes traten coreanos Sakhalin como ciudadanos norcoreanos, y, a través de su consulado, hasta establezcan grupos de estudio y otras instalaciones educativas para ellos (análogo a los esfuerzos similares, más acertados de Chongryon entre los coreanos Zainichi). Durante finales de los años 1950, se hizo cada vez más difícil para los coreanos Sakhalin obtener la ciudadanía soviética, y una proporción creciente decidió en cambio hacerse ciudadanos norcoreanos mejor dicho a que el acuerdo con las cargas de restante apátrida, que incluyó restricciones severas de su libertad de circulación y el requisito para solicitar el permiso de la administración municipal a fin de viajar fuera de Sakhalin. Desde 1960, sólo el 25% había sido capaz de asegurar la ciudadanía soviética; El 65% había declarado la ciudadanía norcoreana, con el 10% restante que decide permanecer no afiliado a pesar de las dificultades que esto implicó. Sin embargo, ya que las relaciones entre la Unión Soviética y Corea del Norte se deterioraron, las autoridades interpretadas para de enfatizar la educación de la lengua coreana y reducir la influencia de Corea del Norte dentro de la comunidad; antes de principios de los años 1970, los coreanos de Sakhalin otra vez se animaron a solicitar la ciudadanía soviética.

Atención del mundo exterior

A finales de los años 1960 y a principios de los años 1970, la situación de los coreanos Sakhalin mejoró ya que el mundo exterior comenzó a prestar mucho más atención a su situación. Comenzando en 1966, Parque Ningún Hak, un antiguo coreano Sakhalin que había recibido antes el permiso de abandonar Sakhalin e instalarse Japón en virtud del que tiene una esposa japonesa, presentó una solicitud al gobierno japonés un total de 23 veces hablar de la cuestión de los coreanos Sakhalin con el gobierno soviético. Sus acciones inspiraron a 500,000 surcoreanos a formar una organización para trabajar para conseguir la repatriación de su co-ethnics; en la respuesta, el surcoreano comenzó emisiones de radio apuntadas en los coreanos Sakhalin, en un intento de asegurarlos que no se habían olvidado. Al mismo tiempo, Rei Mihara, un ama de casa de Tokio, formó un grupo de la presión similar en Japón, y 18 abogados japoneses intentaron demandar al gobierno japonés para obligarlos a aceptar la responsabilidad diplomática y financiera del transporte de los coreanos Sakhalin y su vuelta a Corea del Sur.

Además, el gobierno soviético finalmente comenzó a permitir a los coreanos Sakhalin naturalizar. Sin embargo, hasta el 10% siguió rechazando tanto la ciudadanía soviética como norcoreana y la repatriación exigida a Corea del Sur. Hacia 1976, más sólo 2,000 de su población habían sido capaces de obtener el permiso de marcharse de Sakhalin, pero ese año, el gobierno de Sakhalin hizo un anuncio público que la gente que procura emigrar a Corea del Sur podría revelar simplemente en la Inmigración el Office para archivar una aplicación. Dentro de una semana, habían recibido más de 800 tales aplicaciones, incluso unos de ciudadanos norcoreanos; esto hizo que la embajada norcoreana se quejara a sus homólogos soviéticos sobre la nueva política de emigración. Las autoridades soviéticas al final eligieron por motivos no especificados de rechazar publicar visados de la salida para la mayor parte de los referidos, llevando al caso extraño de demostraciones públicas sobre las respuestas negativas de familias coreanas. Este nivel del desacuerdo abierto provocó las autoridades al completamente inverso su postura de liberalización hacia los coreanos Sakhalin; detuvieron a más de 40 manifestantes, y en el noviembre de 1976 los deportaron, pero a Corea del Norte más bien que al Sur ya que desearon. Purgas adicionales e intimidación de los que procuran también emigrar seguido. A través de a principios de los años 1980, la juventud coreana en la localidad nacida, cada vez más interesada en su herencia, fue vista como traidores por sus vecinos rusos de querer saber más sobre su tierra ancestral y para procurar emigrar. El nadir de relaciones étnicas vino después de 1983 disparando abajo del Vuelo 007 de Líneas de Korean Air por la Unión Soviética.

Perestroika, glasnost, y el período postsoviético

El mejoramiento de relaciones con Japón

En 1985, Japón consintió en aprobar derechos de tránsito y financiar la repatriación de la primera generación de coreanos Sakhalin; la Unión Soviética también comenzó a liberalizar sus leyes de emigración en 1987. Desde 2001, Japón gasta US$1.2 millones por año al fondo las visitas coreanas de Sakhalin a Seúl. El Ministerio de Asuntos Exteriores asignó aproximadamente $5 millones para construir un centro cultural en Sakhalin, que se quiso para presentar una biblioteca, un salón de exposiciones, aulas de la lengua coreanas y otras instalaciones, pero, el proyecto no había comenzado, causando protestas entre los coreanos Sakhalin.

El 18 de abril de 1990, Taro Nakayama, el Ministro de Asuntos Exteriores de Japón, declaró:

: "Japón profundamente siente la tragedia en la cual esta gente (coreana) se movió a Sakhalin no por su propia voluntad, pero por el diseño del gobierno japonés y tuvo que permanecer allí después de la conclusión de la guerra".

El comercio exterior de Sakhalin con Japón todavía consiste aproximadamente cuatro veces en que con Corea y compañías japonesas enormemente superan en número su coreano a la isla. Como consiguiente, mientras los miembros de la primera generación todavía llevan el sentimiento antijaponés, las generaciones más jóvenes han desarrollado un interés a la cultura japonesa y han tomado el estudio de la lengua japonesa, mucho a la consternación de sus mayores. El 28 de octubre de 2006, un estudiante coreano de la universidad estatal Sakhalin colocó segundo en el Concurso de Estudiantes de la Lengua japonés de todo-CEI.

Influencia norcoreana y surcoreana

Durante los años 1990, el comercio, la comunicación y los vuelos directos abiertos entre Sakhalin y Corea del Sur y las dos Corea comenzaron a competir abiertamente por la influencia entre los coreanos Sakhalin. La televisión y los programas de la radio tanto de Corea del Norte como de Corea del Sur, así como programación local, comenzaron a transmitirse en la Difusión coreana Sakhalin, la única estación de televisión coreana en toda Rusia. Corea del Norte negoció con Rusia por relaciones económicas más cercanas con Sakhalin, y recientemente patrocinó un espectáculo de arte en Yuzhno-Sakhalinsk. También han permitido a las delegaciones de los coreanos Sakhalin visitar a parientes en Corea del Norte. Los estudios de estudiante sugieren que aproximadamente 1,000 coreanos Sakhalin han optado por repatriar a Corea del Norte, pero la subida de la economía surcoreana combinada con la confusión económica y política en curso en el Norte ha hecho esta opción menos atractiva. Los coreanos de Sakhalin también han proporcionado la ayuda a refugiados que huyen de Corea del Norte, aquellos que ilegalmente se escaparon a través de la frontera o aquellos que evitaron campamentos de trabajo norcoreanos en propia Rusia.

Corea del Sur y Japón conjuntamente financiaron el edificio de una clínica de ancianos para coreanos Sakhalin mayores en Ansan, un barrio residencial de Seúl, y bajo los auspicios de la Cruz Roja coreana, 1,544 personas habían colocado allí y en otras posiciones, mientras más 14,122 habían viajado a Corea del Sur en visitas a corto plazo al costo del gobierno japonés. Los inversionistas surcoreanos también comenzaron a participar en las ofertas internacionales de contratos de trabajos para desarrollar el Anaquel Sakhalin, ya que se interesan en el suministro potencial de gas natural licuado. Hacia el año 2000, los misioneros surcoreanos habían abierto varias iglesias, y los surcoreanos comprendieron la mayoría de estudiantes internacionales en la universidad estatal Sakhalin. La Asociación de los Residentes coreanos en Sakhalin, un cuerpo representativo étnico, generalmente se describe como siendo prosurcoreano, análogo a Mindan de Japón. Además de los ancianos, unos coreanos más jóvenes también han decidido trasladarse a Corea del Sur, encontrar sus raíces, o por motivos económicos, ya que los salarios en Corea del Sur son hasta tres veces aquellos en Sakhalin. Sin embargo, a la llegada, a menudo encuentran que son vistos como extranjeros por los vecinos surcoreanos, a pesar de su exposición anterior a la cultura coreana en Sakhalin. Como un returnee dijo, "los coreanos Sakhalin viven en un mundo diferente que rusos Sakhalin, pero que el mundo no es Corea". En general, los coreanos Sakhalin más jóvenes, sobre todo los que carecen de la fluidez en la lengua coreana, prefieren quedarse Sakhalin. De los 1,544 coreanos que repatriaron a Corea del Sur, casi el 10% finalmente volvió a Sakhalin. A la inversa, algunos estudiantes extranjeros de Corea que estudia en Sakhalin también relataron dificultades en ofrecer amistad a coreanos locales, afirmando que éste los despreció para ser extranjeros.

Relaciones interétnicas locales

A finales de los años 1980, las sospechas contra los coreanos Sakhalin permanecieron. Con la relajación de mandos de migración internos y la disolución de la Unión Soviética, los rusos comenzaron a trasladarse en masa atrás al continente, haciendo coreanos étnicos una proporción creciente de la población; había miedos que se pudieran hacer una mayoría de población de la isla y buscar una república autónoma o hasta independencia. Sin embargo, la subida de la economía regional y la asimilación cultural de las generaciones más jóvenes llevaron a más del 95% de coreanos a quedarse en Sakhalin o trasladarse al oriente lejano ruso, más bien que irse a Corea del Sur, cuando han venido para considerar Rusia su país de origen. Las conexiones de la familia de los coreanos Sakhalin en Corea del Sur han beneficiado hasta a aquellos que permanecieron en Sakhalin con el acceso más fácil a negocio surcoreano e importaciones; el comercio con Corea del Sur ha traído a los coreanos Sakhalin una mejor posición económica que el residente medio de Sakhalin. Hacia 2004, el resentimiento interétnico entre rusos y coreanos había mejorado enormemente y generalmente no se describía como siendo un problema en Sakhalin. Sin embargo, los coreanos de Sakhalin que han viajado al continente de Rusia o se han trasladado a allí (una población de aproximadamente 10,000), relatan que han encontrado varias formas del racismo.

Entre los coreanos que permanecen en Sakhalin, aproximadamente 7,000 de la generación original de pobladores sobreviven, mientras sus descendientes en la localidad nacidos arreglan el resto de la población coreana local. Son muy urbanized; la mitad vivo en el centro administrativo de Yuzhno-Sakhalinsk, donde los coreanos constituyen a casi el 12% de la población. Aproximadamente el treinta por ciento de los treinta mil coreanos de Sakhalin todavía no ha tomado la ciudadanía rusa.

A diferencia de rusos étnicos u otros grupos minoritarios locales, los coreanos de Sakhalin se eximen del servicio militar obligatorio, pero hubo llamadas a esta exención para terminarse.

Cultura

Personal y apellidos

: También ver la Lista de apellidos coreanos y Cyrillization de coreano.

Los apellidos coreanos, cuando Cyrillized, se pueden deletrear ligeramente diferentemente del romanisations usado en los EE.UU; las pronunciaciones comunes que resultan también se diferencian, como se puede ver en la mesa en el derecho. Además, las prácticas de nombramiento coreanas y las prácticas de nombramiento rusas entran en conflicto de varios modos importantes. Mientras la mayor parte de miembros de las generaciones más viejas de coreanos Sakhalin usaron nombres coreanos, los miembros de las generaciones más jóvenes favorecen sus nombres rusos. Sin embargo, con la exposición creciente a la cultura pop surcoreana, algunos coreanos más jóvenes han nombrado a sus niños por caracteres en dramas de televisión coreanos. El uso de patronímicos no es extendido.

Además de nombres coreanos, la generación más vieja de coreanos Sakhalin a menudo legalmente se registra bajo nombres japoneses, que habían adoptado al principio debido a la política sōshi-kaimei de la era colonial japonesa. Después de la invasión soviética, las autoridades de Sakhalin condujeron el registro del nombre para los coreanos locales sobre la base de los documentos de identidad japoneses publicados por el viejo gobierno de Karafuto; desde 2006, el gobierno ruso uniformemente rechazó peticiones del nuevo registro bajo nombres coreanos.

Lengua

Debido a su mayor densidad de población y expectativa que les permitieran un día volver a Corea, los coreanos Sakhalin han guardado algo de una mentalidad sojourner, más bien que una mentalidad del poblador, que influyó en su relación a la sociedad circundante; hasta hoy, tienden a hablar mucho mejor coreano que aquellos que se deportaron a Asia Central. Un periódico de la lengua coreano semanal, Saegoryeo Shinmun (고려 문), se ha publicado desde 1949, mientras la Difusión coreana Sakhalin comenzó la operación en 1956. Los programas de la televisión de la lengua coreana se transmiten en la localidad, pero típicamente con subtítulos rusos. Además, durante la era soviética, los coreanos de Sakhalin a menudo se contrataban para servir de anunciadores y escritores para medios de comunicación oficiales apuntados al Koryo-saram en Asia Central. Sin embargo, a diferencia del Koryo-saram, el coreano dicho de Sakhalin no es muy estrechamente relacionado al dialecto Hamgyŏng o Koryo-estropee, pero en cambio se baja de dialectos de Gyeongsang y Jeolla. A consecuencia de la situación diplomática hasta los años 1980, durante los cuales Corea del Sur no tenía relaciones con la Unión Soviética, lengua coreana los materiales educacionales fueron proporcionados por Corea del Norte o se desarrollaron en el país. Por extraño que parezca, como consiguiente, la escritura coreana de Sakhalin, así de Koryo-saram, sigue el estándar norcoreano, pero su coreano dicho en emisiones de radio ha venido para parecerse al dialecto de Seúl de Corea del Sur.

Religión

Desde la disolución de la Unión Soviética, hubo crecimiento significativo de actividades religiosas entre los coreanos Sakhalin; el establecimiento de iglesias se notó en artículos de estudiante tan pronto como 1990. Los himnos cristianos se han hecho el material de escucha popular, complementando la música pop rusa, Occidental, y coreana más típica. El Saegoryeo Shinmun con regularidad publica sermones escritos por el evangelista surcoreano renombrado doctor Jaerock Lee, el pastor mayor de la iglesia Central Manmin basada en Seúl. Las iglesias coreanas también transmiten el contenido religioso a través de la Difusión coreana Sakhalin; una Iglesia bautista dirigida por coreanos étnicos patrocina a un periodista allí. Sin embargo, los acontecimientos religiosos en gran escala pueden ser sujetados a la restricción por las autoridades gubernamentales: en el junio de 1998 la Iglesia Ortodoxa Rusa local y la dirección regional de Sakhalin con éxito presionaron a misioneros presbiterianos coreanos para anular una conferencia de más de 100 misioneros protestantes presbiterianos y otros de toda la antigua Unión Soviética.

Los coreanos étnicos son numerosos entre los practicantes de la parroquia Católica de San Jaime en Yuzhno-Sakhalinsk. Las misiones católicas en Kholmsk y Aniva también tienen una buena cantidad de feligreses coreanos.

Música

En una revisión, un tercero de la población coreana Sakhalin expresó una preferencia de la música coreana tradicional, una proporción mucho más alta que en cualquier otra comunidad coreana étnica contemplada. Sin embargo, a pesar de su mejor conocimiento de la lengua coreana, la misma revisión mostró que la música pop coreana es menos extendida entre coreanos Sakhalin que entre coreanos étnicos en Kazakstán, que posee sobre el mismo nivel de la popularidad que en Uzbekistán. Los coreanos de Sakhalin también relataron escuchar la música clásica y popular Occidental a precios mucho inferiores que coreanos en el resto de la antigua Unión Soviética. El estudio de instrumentos musicales coreanos tradicionales también ha estado ganando la popularidad a través de todas las generaciones. La Escuela de Artes Ethnos se estableció en 1991 en Yuzhno-Sakhalinsk para enseñar clases de niños en baile coreano tradicional, piano, vista cantar, y el gayageum, un instrumento parecido a una cítara supuestamente inventado al tiempo de la confederación de Gaya.

Coreanos Sakhalin prominentes

Véase también

Enlaces externos



Buscar